Rutina de 5 minutos para tener una figura perfecta

Con tan sólo 5 minutos de ejercicios al día y estarás completamente saludable. Al menos esto es lo que afirma el famoso biólogo Johannes Peter Müller.

Todo el mundo puede practicar este tipo de ejercicios donde sea: en casa, en la playa o en el patio. Según su nivel de dificultad, los ejercicios se dividen en niveles de 1 a 3, pero siempre es recomendable empezar con el más fácil.

Debes probar este sistema y mostrarte sus resultados.

 

Auto-revisión

Antes de empezar a hacer ejercicio, se recomienda revisar en qué estado están tus músculos ahora. Puedes hacerlo de las siguientes maneras:

Método 1

  • Acuéstate boca abajo, separa los brazos y los pies del piso (¡al mismo tiempo!).
  • Mete tu ombligo hacia adentro, tensa los músculos del abdomen, arquea la espalda y levanta el pecho. Mantén esta posición al menos durante un minuto.

Método 2

  • Ponte a cuatro patas de tal forma que las piernas formen ángulos rectos.
  • Mira enfrente de ti y, estirando el cuello, estira el brazo izquierdo y la pierna derecha (o al revés) hacia adelante y hacia atrás respectivamente. Es importante mantener el equilibrio durante al menos un minuto.

Si estos ejercicios se te hicieron difíciles, vale la pena pensar en ponerte a fortalecer tus músculos.

nclinaciones laterales del cuerpo

  1. Pon los pies juntos, aprieta los puños e inclina el cuerpo de un lado para otro. Cada vez que tu torso va hacia la derecha, estira tu brazo iquierdo hacia arriba.
  2. Ahora repite esto:
    a) con los brazos a lo largo del cuerpo;
    b) con los brazos estirados hacia arriba y los dedos entrelazados entre sí.
  3. Repite estos ejercicios con los pies a la anchura de tus hombros.

Elevación de piernas dobladas

  1. Levanta y baja rápida y alternadamente las piernas doblando las rodillas, lo más pegadas al pecho que puedas, sin inclinarte hacia arriba. Tu pie debe apuntar hacia abajo.
  2. Lleva la parte inferior de la pierna alternadamente hacia atrás intentando tocar los glúteos con los talones. Al mismo tiempo, la parte superior de la rodilla se mantiene inmóvil y vertical.
  3. Al inhalar, haz varios movimientos rápidos y fuertes con un pie como si estuvieras golpeando un balón de futbol; al exhalar, haz lo mismo con el otro pie.

Sentadillas lentas y profundas

 

  1. Pon los pies a la anchura de los hombros y baja los brazos. Luego, lentamente, estira los brazos hacia adelante al nivel de los hombros y haz una sentadilla. Durante este ejercicio, bajo ninguna circunstancia tus pies deben despegarse del piso.
  2. Ahora haz una sentadilla con los pies juntos y los talones despegados del piso.
  3. Haz una sentadilla profunda, pero ahora en una sola pierna.

Fuente: genial.guru

Deja un Comentario